Empecé a trabajar acompañando a mujeres y sus familias en el 2014, cuando tras el nacimiento de mi hijo y mi propia experiencia con la maternidad, descubrí la soledad en la que muchas mujeres nos encontramos en todo lo referido al embarazo, el parto y nacimiento y el posparto.

Durante el embarazo, las mujeres acuden a visitas regulares con su matrona o su obstetra, por lo que a simple vista, parecería que las mujeres reciben muchos cuidados en esta etapa. Sin embargo, ¿en cuántas de esas visitas, el foco está en la mujer, más allá de controlar la presión, la orina, y otros marcadores? ¿Cuántas veces se le pregunta a la mujer como se siente, cuáles son sus expectativas, cómo quiere vivir esta etapa? ¿Cuáles son sus miedos? ¿Qué le provoca ansiedad?

De cara al parto y nacimiento – el mensaje actual es que las mujeres se ponen de parto y en el hospital se ocupan de todo y sacan al bebé. No importa lo que la mujer desee, cómo lo viva la mujer, lo importante es tener un bebé sano y todo lo demás pasa a segundo plano.

Además de la creencia de que la mujer no es protagonista de su parto, también reina la idea de que el parto y nacimiento son eventos médicos de gran urgencia y con muchos riesgos. Nos olvidamos de que el parto y nacimiento son procesos fisiológicos para los que la mujer y su bebé están perfectamente diseñados.

(Me encanta esta frase de Kemy Johnson, una de las matronas que forman instructoras de hipnoparto en Reino Unido)

Por lo que vivimos el embarazo con mucha ansiedad sobre el parto y el propio parto desconectadas del proceso; sin atrevernos a tomar las riendas. Y así continuamos en nuestro puerperio, con dudas, con inseguridades y en general, con una realidad que nada tiene que ver con las expectativas.

Expectativas irreales porque poco se habla de un puerperio real. Porque los mensajes que recibimos son esa maternidad color de rosa, con un bebé que duerme plácidamente en su cuna y una madre totalmente descansada y sonriente…

Por eso a través de los cursos, grupos y acompañamientos que ofrezco en Parto Consciente quiero animarte a ti, mujer, madre, a que busques en tu interior esa fuerza que tienes, esa confianza en tí, a que verbalices tus deseos y tus necesidades, a que pidas en tu entorno el apoyo que deseas para poder vivir la maternidad que quieres.

Y también a ti, acompañante, seas la pareja, familiar o una amiga que acompaña a la mujer en esta etapa única, a que sueltes tus miedos y centres tu atención en los deseos de la madre, que como acompañante estés presente y le aportes seguridad y protección, a la vez que disfrutas tú también de esta etapa, con confianza y sin miedos.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0.00

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies